La Bomba de la Preocupacion

Hoy vamos a hablar de un tema que toca cada vida. Uno que invade cada corazón y cada mente. Un tema que no conoce el límite. Llega a pobres y a ricos. El pobre se preocupa por conseguir dinero y el rico por conservarlo. No importa la edad que usted tenga, la preocupación puede llegar a ser su constante compañera si usted se lo permite.

¿Como definiriamos la preocupación? ¿Que es lo que la distingue de la ansiedad? Cuando se experimenta ansiedad, hay ciertas contracciones en nuestro cuerpo y el corazón palpita fuertemente. La preocupación se define como la parte pensante de la ansiedad. Una serie de pensamientos e imagenes llenas de emoción, pero todas negativas. Estos casi nunca son controlables y terminan en desenlaces negativos.

El Dr. W.C. Alvarez de la Clinica Mayo, dice que el 80% de los desórdenes estomacales que se nos presentan no son orgánicos, sino funcionales." El Dr. Alvarez dice que la mayoria de muchas enfermedades son causadas por la preocupación intensa. Es un fósforo encendido dentro de una fábrica de dinamita. 

¿Sabia usted que la preocupación afecta su descanso? ¿Ha oido usted alguna vez que alguien dice: "me voy a acostar para no pensar mas en tantos problemas que tengo"?, y efectivamente, puede que debido a ese estado anímico caiga usted en una especie de depresión que solo desee estar horas durmiendo. Sin embargo, ese sueño no le permitirá descansar porque el sub-conciente está cargado y es posible que se levante como si no hubiese dormido. Ese es el sueño de la preocupación. Por el contrario, existen muchas personas a las que la preocupacion les traerá desvelo, o como se llama científicamente, insomnio. Los pensamientos que corren y dan vuelta por su mente preocupada interfieren con su capacidad de relajarse y conciliar el sueño, o comúnmente como nosotros decimos, poder dormir o descansar. 

Cuando damos paso a esta bomba de tiempo que hoy estamos tratando, la preocupación, el cerebro es altamente impactado y hay estaciones en el mismo que sufren cambios y quedan de momento inmobilizados. Por eso cuando nos dicen: "¡relájate, no lo tomes tan en serio!" "¡Míra, descansa, no te preocupes, no te afanes!", etc." Esto, no trabaja.

Existen muchas enfermedades en nuestro mundo actual, pero la preocupación es muy antigua. Es una enfermedad de la imaginación que nos trae ansiedad y afecta nuestro organismo. El Pastor Earl Lee ilustra la diferencia: "la preocupación es como acelerar el motor del auto mientras el vehículo está en neutral. El combustible, el ruido y los gases de escape no nos conducen a ningún lugar, pero la verdera preocupación o interés es poner el vehículo en primera velocidad con el fin que se mueva hacia adelante."

Quizás se dice a si mismo: "si Dios me ayuda, voy a hacer algo sobre esta situación que me tiene inquieto", pero la preocupación lo inmoviliza y no lo conduce a la acción, mientras que el legítimo interées por algo o alguien lo mueve a superar el problema. Existen dos proverbios que quiero compartir con ustedes, queridos lectores. Uno dice asi: "La ansiedad en el corazón del hombre lo deprime, más la buena palabra alegra el corazón." El otro dice: "El corazón alegre es buena medicina pero el espíritu quebrantado seca los huesos." Como siempre digo, el problema está ahí, vamos a buscarle la salida.

Hay problemas que parecen no tener solución, pero cuando tratamos de asimilarlos positivamente en palabras de confianza y fe, mirando la solución aunque no la veas, creyendo que existe un amanecer en medio de la noche oscura, no viendo hacia la tormenta, sino mirando hacia la calma que precede la tormenta, verás que de cada cosa negativa y dificultosa que llega a nuestra vida aprenderemos que nos ayudan a bien. Cuando entendemos la lección emocional o espiritual detrás de lo que nos sucede, evitaremos cometer los mismos errores en el futuro y maduraremos como hombres y mujeres que tenemos que enfrentar una sociedad llena de sin sabores. Tambien bellos momentos y los que nos parecen horribles, si los miras a través del cristal de la enseñanza, verás que de cada cosa has aprendido una lección.

Escrito Para:

Por Olga Fernandez

Busqueda