La Neblina en el Cristal

Todos los que guiamos un automovil hemos experimentado el opacar del cristal parabrisas. Es esa mancha molestosa que cubre parte de la vista y no nos deja concentrarnos en la carretera y el horizonte que tenemos por delante para llegar a nuestro destino. Dios ha creado al ojo del ser humano con la habilidad de hacer ajustes en la vista. De enfocar y re-enfocar para que en vez que miremos la mancha delante de nosotros, miremos lo que esta mas lejos, al frente del automovil. A veces la mancha o la neblina es tan pronunciada, que es necesario limpiarla, removerla o dejar que el aire detras del tablero de instrumentos lo aclare.

Las similutudes de esta ilustracion a nuestro caminar con Dios son evidentes. Tenemos situaciones y obstalulos que constantemente llegan a bloquear nuestra mirada y desenfocar nuestra vista de Jesus y la distraccion nos haga quitar la mirada de lo importante. Algunos obstaculos no se pueden remover, como una rotura en el cristal, por lo que debemos aprender a vivir con ellos, pero podemos entrenar nuestra vista a no fijarnos en ellos. Otros obstaculos tienen que ser removidos de nuestra vida para ver claramente.

La carta a los Hebreos 12:2 dice "puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe" ... La palabra "puestos" viene del griego "prókeimai" que quiere decir: "colocar ante la vista, estar presente a la mente, estar delante (como ejemplo o recompensa), poner delante, primero" ... Nuestra vista debe estar colocada siempre sobre el maestro, porque lo demas traera distraccion para causar un accidente y desvio en tu transitar por la vida en Cristo.

"Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre." (Genesis 13:14-15) Abram pudo ver claramente despues que se separo de Lot, quien lo unico que hizo fue distraer a Abram de su proposito. Lot representa todo aquello que es como la neblina en el cristal parabrisas. Para ver bien mi destino, debo sacar a Lot! Cuantas veces somos decepcionados por personas a nuestro alrededor. Cuantas veces nuestro corazon desfallece por el daño del hombre y su ingratitud, pero todo eso es neblina en el cristal para que quites tus ojos del maestro. No dejes que Lot te desenfoque. Limpia tu cristal y mira hacia adelante, puestos los ojos en aquel que nunca falla ni abandona. Tu jornada sera victoriosa, porque el te guiara siempre a puerto seguro.

Busqueda